A este bato…

Dos malandros llegan a un rancho arrastrando a un bato. Adentro, hay un Negro de 1,98m y 130 kg mezcla de Yaqui con Africano, limpiándose las uñas con un cuchillo cebollero.

– Oye pinche negro, el jefe pidió que te cojas a este bato, para que aprenda a no hacerse el machito con nuestra banda.

– Déjenlo ahi en un rincón, que más tarde me lo chingo.

Cuando los malandros se van el tipo dice:

– Por favor Señor, no me haga eso, si usted lo hiciera mi vida se termina, tenga piedad por el amor de Dios.

– Cállate el hocico guey y quédate quieto ahí

Al rato vuelven los malandros con otro pobre pendejo.

– Negro, el jefe pidió que a éste, le cortes las dos manos y le perfores los ojos, para que aprenda a no tocar la lana de la venta de drogas.

– Déjalo ahí que dentro de un rato me encargo.

Una hora después traen otro cabrón.

– Negro a este le cortas los huevos y la lengua para que nunca más se meta con las mujeres del barrio.

-Tá güeno déjalo ahí en el rincón con los otros.

Finalmente traen a otro.

– Mira “Negro”, a este lo cortas en pedacitos y mandas cada pedacito para la familia!

En ese momento, el primer tipo le dice al Negro, en voz baja:

-Señor Negro, por favor no se vaya a confundir: ¡¡Al que se va a cojer es a mi ¿OK?

A medida que conoces los problemas de los demás, te das cuenta que el tuyo no es tan grave.

5 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Comentarios