Cunnilingus


Hoy me hicieron el amor con los labios.
Primero con palabras dulces y cachondas bien dictadas al oído, caricias suaves, tacto en los muslos, en el vientre, en las nalgas, en los senos. Besos suaves al cuello, a las orejas y más palabras entre el amor y el deseo.
Abierto el apetito, entre voces y caricias, el cuerpo ya pedía otro tipo de estimulación. Entonces el toque suave y lento de su lengua… dónde habrá aprendido… con quién… la suavidad, su humedad, su pulso y calor rozando mi vulva, chupando mis labios menores, lamiendo despacito el clítoris, hinchado, inundado por mi deseo. Descubriendo, acariciando, escudriñando, besando, lamía con gentileza el área donde vulva y muslos se hacen uno, lamía los labios exteriores, el pubis, los muslos, cada parte era acariciada por su lengua, todo despacito, como saboreando un plato gourmet.
Cuando más caliente estaba, cuando mis uñas comenzaban a clavarse en su cráneo, se concentró en el clítoris, toques firmes, pero suaves, y así siguió, hasta que no pude más y me perdí en destellos.
Después le devolví el favorcito.

12 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Comentarios