Más turbada

Masturbarte es un acto sublime. Cómo no va a serlo si se trata de hacer el amor contigo. Si involucra imaginación, sensualidad, deseo, presencia y ausencia. Yo, generalmente, cierro los ojos y pongo en mi cabeza las fantasías más elaboradas mientras busco placer con mis dedos o con algún juguete. No es por presumir, ni por dárselos a desear, pero soy buenísima masturbándome. Me encanta coger, pero el placer que logro por propia mano y las fantasías que lo provocan, no pueden compararse con los que consigo con un hombre. No digo que sean mejores o peores, sino tan distintas que no pueden medirse igual.

Este martes, en El Gráfico, tour guiado para masturbarte.

15 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Comentarios