Una tarde para recordar

Una tarde para recordar, versión completa
Acá la historia completa que conté en El Gráfico hoy, de la aventura de mi amigo Ojos Azules con sus tres güeras de infarto…
Claro, este texto no en mis palabras, sino en las de su protagonista:
Después de casi 3 semanas de no venir a México, la lujuria se fue levantando al pensar en mi #BlondDreamTeam, e imaginarme con un encuentro con la mitad del equipo, con la parte güera del equipo
Entre la platica sale mi deseo de un cuarteto y me convencen las dos de hacerlo, pero me explican que la tercera, seria una sorpresa, conozco a varias de sus amigas y dije sale.
V Motel Boutique, habitación 501, 11 de Junio.
Me adelanto al hotel, preparo la habitación con velas y les aviso del cuarto, que de una vez deje pagado. Emocionado, veo llegar a ese par de rubias platinadas, hermosas. 
Paty y Verah llegaron a la hora acordada. Inmediatamente los besos entre los tres comenzaron a poner a tono el encuentro.
-Tu sorpresa no la vas a poder ver- Me dijo Paty antes de cambiarse y presentársele luciendo sólo lencería blanca. Entre besos y caricias, me desnudaron, me cubrieron los ojos con una mascada y recostado, dejé que las dos hermosas rubias repartieran besos por mi cuerpo.
El trazo de sus besos me tenía perdido cuando sonó la puerta. 
«Toc, toc, toc» escuché con lo ojos vendados, luego como abrían y dejaban pasar a la invitada misteriosa entre risas y cuchicheos.
-¡Ya llegó tu sorpresa!- dijo Paty
-Te va a encantar- remató Verah sin disimular la risa.
Seguía acostado, con los brazos extendidos, con la magia, que resulta de estar vendado y de que se agudicen todos los sentidos, la piel está perceptiva a los roces de tres bellas mujeres, mientras una me besa, la otra lame mis pezones, la otra se acerca a mi sexo y comienza a lamerlo y a soplar. Seis manos tocándome y yo sólo con dos, queriendo ser pulpo, para palpar a las tres.
Recorro sus cuerpos, mientras Paty se acerca al oído y me pregunta -¿Te gusta?- mientras me da un beso y lame mi lóbulo, Verah me besa y me dice -Mi ojitos-, mi sorpresa, me pone a punto, dándome un exquisito oral, pausado, desde los testículos hasta el glande, haciéndome desear, que lo siguiera haciendo, siento como me va poniendo el hulito con la boca, y cómo mi falo empieza a entrar en esa vagina totalmente lubricada.
En eso siento a Paty sentarse en mi cara dejando su sexo a mi disposición, con su dulce sabor, mientras Verah se ríe y siento cómo empiezan a interactuar entre las tres, se agarran a besos, se tocan, se disfrutan, yo seguía perdido en saborear a Paty, mi sorpresa sacaba todo de mí, su vagina me iba apretando, sentía como apretaba mi glande, las manos de Verah, masturbándolas a las dos, mientras una de mis manos buscaba el punto G de Verah y ella se retorcía.
Oía gemidos y la cabeza me daba vueltas, sentía cómo me acercaba al paraíso y mi lujuria se incrementaba, hasta que siento los espasmos de mi sorpresa, sus gemidos, lo que me hace explotar y seguir con mis propios espasmos, como me contorsionaba, mientras su vagina se apretaba más, como no queriéndome dejar salir, es curioso cómo se desata el orgasmo, cómo se contagia, porque al mismo tiempo Paty principia a gemir, su vagina hinchada, lubricando copiosamente, Verah al mismo tiempo también, gime y mi mano siente ese flujo que la recorre, hasta que quedo inerte, aun con los ojos cerrados, todos los vellos de mi cuerpo erizados.
Se acerca de mi lado izquierdo Paty, de mi lado derecho Verah y mi sorpresa sobre mí y es cuando me besa, sintiendo sus labios, su cuerpo, me digo este cuerpo lo conozco como la palma de mis manos y le digo a mi sorpresa ¿Diana? Y escucho la sonora risa de las tres y me quito la mascada, viendo que tengo a mis tres consentidas [-Gracias ojitos por la exlusión- Nota de la Redacción], desnudas y abrazándome. Fue algo que voy a recordar toda mi vida.
Las seguía besando, abrazando sus hermosos cuerpos, ellas me besaban y acariciaban, de pronto, pareció que el aire se había apagado, pueden imaginarse cuatro cuerpos juntos, después de una sesión de sexo, el sudor que a la vez refrescaba, hacia sentir como que nos ahogábamos, así que Verah y Paty se fueron a la regadera. 
Mientras oía sus caracterizas risas en la regadera, yo platicaba con Diana de que le había hablado y me había dicho, que no podía, que tenia un compromiso familiar, y me dice
-¿Fue Sorpresa?- Me preguntó
-¡Claro!- respondí entusiasmado, inmejorable, sorpresa.
Mientras Diana y yo nos bañamos, se escuchaba al fondo música brasileña, de batucada, al salir nos encontramos a Paty y Verah, bailando desnudas, moviendo sus hermosas nalgas al ritmo de la batucada. Naturalmente nos unimos al baile.
Yo las besaba, acariciaba y ellas me acercaban sus cuerpos, de pronto se escuchó música brasileña, pero mas calmada y me recuestan de cara contra la cama, y me principian a dar un masaje a 6 manos.
Paty y Diana si me habían dado masaje anteriormente y son excelentes, a Verah no le conocía su masaje pero también excelente, primero sentí la calma de cómo si estuviera en una maquina de masaje total, por todos lados, de la calma que sentía, me voltean y sigue el masaje hasta que siento menos manos y a Paty dándome un oral, mientras masajeaba mis testículos, besaba a Verah, y todo cambia en un momento y estoy sobre Paty de perrito mientras, ella le daba oral a Verah, Diana me besaba.
Yo con una mano atraía las hermosas nalgas de Paty “Viva Brasil”, Verah agarraba mis testículos como exprimiéndolos con cuidado, mientras la otra acariciaba las nalgas de Diana y su rica vagina.
El instante cambia y nos encontramos dando todos un oral, Verah a mí, yo a Diana, Diana a Paty y Paty a Verah, en ese momento cómo me hubiera gustado estar en la Suite del Oslo, con su inmensa cama redonda y el espejo gigante en el techo y poder ver esa imagen de los cuatro, o de perdida nadar en la suite con alberca del Villas, o la del VBoutique o la Sky Suite. 
Como si fuera una de esas películas XXX, las tres se van hacia mi falo, y lo lamen como si fuera una Paleta, Diana me masturba, ya que conoce perfectamente mi ritmo, Paty y Verah, recostadas sobre su costado, tomando turnos o juntas con Diana en el oral, mientras mis manos, buscan la profundidad de su punto G, ellas acarician sus clítoris, al ritmo que ellas les gusta, dando la velocidad con la que yo estimulo su punto G, mi boca sobre el sexo de Diana, saboreando su rico clítoris, como podrán imaginarse, no fui contendiente para estas hermosas mujeres, me hubiera gustado aguantar mas, este sueño de tenerlas juntas, me dejo ir, sintiendo como si me desvaneciera, sintiendo esas pulsaciones eléctricas que recorren mi cuerpo, esa paz después de un gran gozo y sentir come se vuelven a acercar a mi abrazándome y besándome.
Yo ya nada más podía abrazarlas y acariciarlas, me habían dejado extinto en esa fauna de placer, disfrutando inherte de mirar sus hermosos cuerpos, creí que eso era todo, pero no.
Se levantan Verah y Paty y comienzan a interactuar entre ellas dándome un show lésbico, mientras besaba y acariciaba a Diana, ella se excita ante la visión de sus amigas y se les une, dejándome nada mas como espectador, tres hermosas cabelleras, dos platinadas y una rubia, que espectáculo como las mujeres se conocen a tal grado sus cuerpos, que ya quisiéramos los hombres tener esa habilidad de darles placer, fui testigo de cómo llegaban al orgasmo.
Total que fue una “Fiesta de Sexo”, que recordare toda mi vida.
Nos bañamos, vestimos, fue poco mas de una hora, pero ojala hubieran sido muchas mas.
Si alguien tiene duda de la veracidad de esta historia, pueden consultarla con su protagonista, distinguido putañero en su twitter: @blueeyes2359

8 comments

  • Ubaldo

    EXCELNTE LA NOTA POS ES EL SUEÑO DE TODO HOMBRE…SE RAYO ESTE TIPO MUCHAS GRACIAS POR COMPARTIRLO LULU BESITOS QUE ESTES MUY BIEN.

  • Anonymous

    No manches, me echo a andar el relato, nunca he estado con más de una mujer!! Si un trío con una de mis mejores amigas y acompañados de uno de nuestros mejores amigos fue algo muy chingón!! Una experiencia de estas debe ser espectacular!!! Oye Lulu, jalas con tríos?? Como para contratarte entre un compa y yo…

  • Anonymous

    No lo creería si la fama de Ojos Azules no lo presidiera. Cuantas divas te tienes que deborar antes de alcanzar el estatus de leyenda?

  • Ojosazules

    ¡!! Nuevamente muchas Gracias, por el honor de que bajo tus letras, hayas hecho referencia a mi reseña y por las palabras vertidas, hacia mi persona en la introducción, tu ya sabes que cuentas con cariño y admiración hacia tu persona, te mando uno de muchos besos, que espero darte pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Comentarios