Caballero… águila…

Nunca imaginé que terminaría despepitando emociones en un sitio público como este. Dicen que siempre es bueno desahogarse, soltar la sopa, pero cuando una se dedica a cosas que para la mayoría no son de las que se pueden andar presumiendo, algo en la choya que algunos puritanos llaman conciencia te pega grititos desde adentro y te dice “toc, toc, toc: Estás jugando con fuego… ten tantito decoro…”.

Seguramente mi prima y muchas otras mujeres con la misma dignidad y audacia hacen exactamente lo mismo que yo, me dieron valor para abrir un blog y comenzar a escribir aquí, claro que, siguiendo consejos de quien ya ha recorrido este camino, entiendo que participar de esta manera con la gente es un modo de presentarme y acercarme a quienes les interese conocerme, pero conforme lo vas haciendo y te enfrentas a la necesidad de buscar algo qué decir (y me lo advirtieron) te vas dando cuenta de que también es una forma muy padre de ir descargando congojas y satisfacciones. Llega el momento en el que sientes a la computadora como diván y los foros como confesores.

Lo mejor viene conforme vas conociendo foristas y descubres a las personas que están detrás de los nicks chistosos y de los comentarios irónicos, divertidos, profundos, serios… esos con quienes has intercambiado palabras, risas e ideas en las últimas semanas.

Ayer conocí a un caballero; un chavo divertido, interesante, muy tierno y fanático del mismo equipo que mi prima (yo no soy futbolera, pero si lo fuera, seguramente el América no sería mi hit). Me sorprendió con uno de esos detalles innecesarios que, salen sobrando cuando el encuentro lleva un billete de por medio, pero que, como mujer, te ganan y te hacen sentir que aún en estos trotes hay quienes saben cómo hacernos sentir todas unas damas. Eso se agradece.

Recibí su arreglo hermoso, me emocioné, nos conocimos, platicamos de la vida, de nuestros gustos, del foro, hicimos el amor… Hasta ahora, que empecé a trabajar así y a participar aquí, me empieza a pasar que ya conozco un poquito de las personas que me voy echando al plato… es tan distinto, tan alegre cuando pasa así, no sé, como que tiene un saborcito diferente al de los encuentros a los que estaba acostumbrada con gente que nunca había visto ni oído nombrar y que, probablemente no volveré a ver.

Fue padrísimo conocer piel a piel a un noble caballero águila. Creo que me estoy haciendo adicta a esto.

8 comments

  • HMccoy

    Lulú:
    Antes que otra cosa, te quiero agradecer el tiempo que te tomas para compartir tus notas que, dicho sea de paso, tienen esta estupenda redacción – cosa bastante subvaluada en la actualidad-, un estilo fresco, humor, pero sobre todo, deja ver que hay una persona interesante dentro de esa muy grata envoltura.
    Espero que sigas con ello por un buen tiempo.
    R

  • Craneo Rojo

    Hmmmm
    Yo creo que la mayoria, si no es que todos los que entramos a esto de los blogs, foros, similaresy conexos, tenemos mucho que decir y efectivamente es muy buena terapia.

    Espero que te pases buea semana

  • Trumpet0010

    Y para nosotros es un placer concer la otra parte de ustedes, esas mujercitas q nos hacen pasar ratos inolvidables. Y raro apesar que ambas partes buscamos no involucrar sentimientos, tambien nos gusta conocer a la persona que le vamos hacer el amor. y por lo de la conciencia pos dicen que si lo hago me voy arrepentir y si no tambien, asi que chin.. su mother.

    Un beso lulu

  • Ing. Moises

    Hola de nueva cuenta Lulu.

    Que chido saber que a pesar de todo, te encuentres con personas que saben tratar a una mujer, felicidades para el galan que supo ser un buen hombre (espero no oirme muy Gay, que no lo soy eh) jajaja, pero bueno, el punto es que comparto tu buena vibra y alegria, que eso en estos dias en esta caotica ciudad se esta perdiendo.

    En fin, solo espero que algun dia concordemos en horario para conocernos un pco mejor, para ir soltando la ebra de esta madeja.

    Pasala de lo lindo y mucha Suerte.

    Salu2

  • Anonymous

    Yo sí creo que fue hacer el amor y no sólo sexo, ya que la Divina Lulu transitó por la delgada línea del negocio y el disfrute, y salió triunfante: con una experiencia nobilísima, un nuevo amigo y una buena paga… eso, sí es amor.

    Pues me inició en escribirte, para tener tanta suerte como el amigo Águila, cuando los astros me sonrían y te conozca.

    Scaramouche

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios