El ratón

Cuando estudiaba la secundaria tenía un maestro al que le decían Mumra, era feo como la maldad y su forma de andar, su ojos saltones y su carne morena, te recordaban lo quisieras o no al personaje de las caricaturas. Tenía también una maestra que parecía el clon bizarro de la nani del conde Pátula, un vecino que se pone los pantalones igualito que Bob Esponja y un cuate que parece la copia fotostática del Profesor Jirafales. Con todo y eso nunca había conocido a un cabrón que realmente hubiera nacido para llevar un apodo.

Hace unos días, sin embargo, conocí al ratón. Así le dicen y así se presenta él mismo. No podía ser de otro modo, para aquel muchacho decirse “ratón” no es una forma de llamarse, sino de reconocerse. Es el vivo retrato del ratón Crispín, sólo que en versión guapetón, más chistoso y con la mejor vibra que puede encontrase en un cliente. Me hizo reír mucho, aunque resultara un muchito deschavetado. De esos chavos que se toman la vida como viene, con calma frente a las preocupaciones y con prisa frente a sus deseos. De esa gente que se da cuenta de que la vida se va rápido y hay que sacarle todo el provecho posible. No quedarte con ganas de nada.

Cuando me vio, se me quedó mirando así, como si tuviera monos en la cara y luego me dijo, lo más serio que su cara de chiste podía dar, que yo era igualita a una tía a quién siempre se había querido coger. ¡Ashhhh! En este negocio, siempre resulta que te pareces a alguien…. “a mi novia, a mi vecina, a mi ex novia, a mi amor platónico, a la niña de mis ojos o a Sanjuana de la Chingada, según la imaginación de cada depravado”… de a tiro por viaje, resulta que una se parece a equis o ye amorcito irrealizado de cada cliente. Desde luego, uno va conociendo el grado de daño cerebral, según lo cerca aterrice el “parecido” a la parentela del cliente. Una novia o un amorcito perdido, es lo más común y no hay pex, se pone más tenebroso, cuando un pervert te sale con que te pareces a una sobrinita o cosas por el estilo. Del ratón resulté su tía, no supe si agradecerle o mentarle su madre, primero porque no tengo edad para recordar a la tía de nadie y, segundo, porque yo no tendía sobrinos dientones, ja, ja, ja…

El caso es que afortunadamente, antes de que le reclamara el atropello, me aclaró que se había acordado de su tía hacía muchísimos años, cuando siendo un bebé de dos añitos se vio gandalla y le mordió un pezón. ¡Qué no mame! Pensé, a esa pinche edad uno no se acuerda de ni madres ¿Cómo iba a acordarse de los pezones de la tía ratona?

Obvio ya estábamos súper instalados en el fajecín y acá entre el beso y el apapacho, cuando le noté las negras intenciones de repetir en mis lindos pezoncitos la aventurilla de su infancia, pero ahí si chisté: le expliqué que ni mi sobrino, ni es ya un bebé así que si se atrevía a clavar sus dientes en mis silicones, los vería colar de un chingadazo ¡Como dijera Carmelita Salinas! Digo, ni que él fuera a pagar la vulcanizada con el cirujano si me los ponchaba ja, ja, ja.

Total, que sin mordidas, pero con muy bien humor, el ratón me dio una tremenda sangoloteada. La verdad se aplicó el muchacho para quedar bien y nos la pasamos muy rico en el colchón y muy divertidos fuera de él. La verdad es que el roedor me cayó súper bien, de esas que aunque no sea un cliente, sabes que te encantaría tenerlo de súper cuate. De verdad que es un cuate divertido. En fin, hacía rato que no reseñaba a un cliente ¿Porqué nomás los hombres podrían hacerlo? ji, ji, ji

8 comments

  • TG

    No puedo creerlo! te estás aplicando y estás cerrando con broche de oro este mes. La verdad tenías baja producción y nos estás demostrando que tu diario sexy realmente lo tienes bien atendido, como todo en lo que chambeas. Gracias Lu de mi corazón.
    Besos.

  • pris

    por lo que leo te cuesta trabajo pensar que alguien se pueda enamorar de ti en tu chamba si se puede yo estoy perdidamente enamordo y ella igual de una ex compañera de chamba es el amor de mi vida y jamas imagine

  • Anonymous

    Ay los apodos… ja ja ja lo bueno de llamarse Scaramouche es que no necesitas apodo eh ja j aj a

    Y tú Lul, ¿cómo te decían de chiquita?

    Scaramouche (por supuesto mx)

  • Rul

    Estuve una semana sin leerte – sí soy tu fan, admítolo- y me encuentro con la grata sorpresa de la producción que tuviste, y por el otro lado estoy viendo la trifulca que provocasté en el Foro de las Divas… qué tal?! Resultó que hay más sentimientos en juego que los que aparentaba, ni modo. Y todo por un intento de mordida de boobie. JA!! Sería tu propio Chichigate…
    De paso: son operadas? Bueno que importa, se te ven muy bien.
    Buen y productivo fin!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios