I’m back

¡CHILANGUEANDO!

10 comments

  • pyar

    Hola como estas, no se si tenga suerte y sea el dia y la hora en la que pueda suceder que estes ahi y platicar contigo,vivo en puebla y tengo rato siguiendo tu blog,me llama la atencion tantas cosas de ti, seria fabuloso poder hablar contigo.Tendras tiempo,humor y messenger? ja ja espero tu respuesta.

  • Anonymous

    Haz una promo de semana santa, la cosa esta dura (hablo de la economia) estaria bueno un fin de semana a precios de locura no?? Jaja besos un dia de estos te tendre ya veras

  • Anonymous

    Una Hitoria imaginaria entre Lulú una de sus amigas y yo (El Profe.

    Quien cuenta la historia es la amiga de Lulú.

    El profesor de historia es un descarado. Se ha salvado de dos denuncias ante el consejo de directores, por andar cogiendo con una de las alumnas y por lo de ahora mismo, porque conoce todos mis puntos débiles de placer y sabe cómo llevarme a los éxtasis más intensos y prolongados que he sentido. No puedo negar que ese amor-odio que nos tenemos me mantiene regresando a él de vez en cuando. Por eso me da igual que esté ahí, en la puerta, meneándosela mientras nos mira a Lulú a mí en nuestra pequeña y divertida faena. Le miro a los ojos, sonrío con picardía y saboreo con mi lengua, sé que le pone a mil. Lulú lo ha visto y ha reaccionado diferente, como una conejita asustada. Pero tampoco le importa que nos miren, todas las chicas tenemos algo de exhibicionista.
    Estábamos a punto de entrar en camino a un doble orgasmo como un terremoto. Nos colocamos en un 69, ¿qué vista dejamos que el profe contemple? ¿El coño de ella recibiendo un dulce castigo oral que no proviene de su boca? ¿O mi ano, abierto hasta distinguir su apetecible túnel empapado en sus mieles, mientras jadeo ella se contrae más cada segundo con mis caricias de lengua y mordisquitos? Vamos, hay que concéderle ese pequeño placer a ese pervertido, darle una vista gloriosa de lo que él sólo puede gozar desde la puerta. Pero no le dejaremos acercarse. Así, Lulú pon tu coño de frente a la puerta, ¡oh, nos ha tomado una foto con el celular! Somos famosas.
    ¿Qué sientes? ¿Qué siento? Aaahh, sabía que eras una experta. Una sensación de roce, un toque que contrasta con el calor abrasante que despiden tus labios vaginales. Ah… No puedo quedarme atrás. Azoto tus nalgas con todo lo que tengo… debo… AAAAAAAAAAHHHHHH!! Beber la miel que sale de tus entrañas…
    Ya estábamos tan inmersas en el clímax mutuo, que no noté cuando el profe se acercó. Ya no se aguantaba más. Me tomó de los cabellos y eyaculó justo en mi cara, me sentía tan extasiada que no pude hacer nada para detenerlo, pero fue mejor, fue el punto final de ese extraordinario viaje de sensaciones. Unas cuantas gotas del abundante semen cayeron sobre la vulva de Lulú, mezclándose con sus jugos.
    Recogimos todo y no intercambiamos palabras. Sólo pasamos de largo, sintiendo sus ojos fijos en nosotras. Salimos juntas y les dimos un poco de fanservice los chicos del club de fútbol.

  • angelev

    Hola Lulú. Algo de lo que ha llamado mucho mi atención desde que conocí tu blog (hace poco tiempo) fue el particular estilo de redacción y la excelente ortografía que tienes. No cabe duda que es uno de los productos de una excelente universidad. El comentario es sobre «chilangueando», pues omitiste la «U» (chilangeando). Bonita tarde

  • Anonymous

    Hola niña bonita, se me olvido firmar el relato imaginario, de hecho no lo escribí yo, es una historia de un manga japonés, sólo cambie los nomobres de los protagonistas.

    Renán Negro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios