Naufragio

Tú, que me has visto naufragar en la leche de mis venas, con mis malas compañías y mis intenciones buenas. Tú, que me has visto columpiarme en los cuernos de la luna, cotizando besos, dilapidando fortunas. Tú, que has visto cocinarse el motivo de mis penas, en mis días de malas y en mis noches buenas.

Quién diría amigo mío, que aun en tiempos de crisis, el tic tac de los relojes me aceleran en el pecho, aquellas viejas ganas de llevarte a un lecho.

1 comment

Responder a Víctor E. Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Comentarios